Archivo de la etiqueta: familia numerosa

Elegir guardería para tus múltiples :)

Lo que más nos preocupa a los papás: ¿qué hacer con los peques una vez retomemos nuestra actividad laboral? Algunos deciden dejarlos con los abuelos o contratar una persona para cuidarlos en casa. Nosotros hemos optado por llevarlos a la guardería por muchas razones.

Algunas son estas: en la guardería socializan con otros niños, tienen la misma rutina todos los días, aprenden a comer de todo (los padres tendemos a darles lo que más les gusta), aprenden muchas cosas y ven ejemplos en niños mayores… Es verdad que el miedo a lo desconocido nos frena a veces y preferimos dejarlos al cuidado de quienes sabemos que los quieren para protegerlos. Pero os lo digo por experiencia: todos necesitamos descansar (tres bebés agotan a cualquiera) y de todas formas por las tardes necesitaremos toda la ayuda posible para atenderlos. En nuestro caso, por las mañanas están en la guardería y por las tardes están con los abuelos. No nos gusta tampoco la idea de dejar a los niños todo el día en la guarde porque tienes que relacionarte con ellos, tienes que conocerlos. Si están todo el día fuera y los ves solo a la hora del baño y los fines de semana, al final los niños conocerán más a sus educadoras que a sus propios padres. Es verdad que tal como están las cosas los padres tienen que trabajar mucho más que antes pero creo sinceramente que se puede buscar una solución para dedicar algo de tiempo a diario a la familia.

A la hora de buscar guardería surgen muchas dudas. ¿Será mejor una guardería privada que una pública? ¿Tendrán más recursos? Nosotros fuimos a ver varias guarderías y al final nos dejamos guiar por las recomendaciones de vecinos y conocidos que hablaban muy bien de una guardería pública. Estaban muy contentos sobre todo con el personal de la guardería (que es lo más importante) y por qué no decirlo, con el precio que pagaban.

A día de hoy os puedo decir que estamos muy contentos con la guardería y los avances de nuestros peques. Y nos alegramos de haberles hecho caso a los que recomendaban la guardería pública. Es verdad que el primer año es difícil porque cogen todos lo virus que hay pero luego se inmunizan y en el cole lo pasan mejor.  Esperamos que vosotros también hayáis tenido buena experiencia con la guardería. Podéis compartirlo con nosotros, aquí.

Anuncios

El miedo a tener más de un hijo

Es interesante ver la cara que pone la gente cuando nos ve pasar con el carrito de nuestros bebés. Si dos bebés llaman la atención, tres ni os cuento. No era esa nuestra intención cuando lo compramos, pensamos solo en que lo más practico sería poder llevarlos a todos en un carrito y que se pudieran ver entre ellos en los paseos diarios. La gente se acerca sin conocerte de nada y te suelta unos comentarios, la mayoría desagradables y pesimistas: “¡¡¡Madre mía!!! ¡Tres! ¿No pensaréis tener más, verdad?” o “!Con dos viajes llenáis la ciudad¡” o “¡Vaya faena, espero que no tenéis otros hijos!”, etc. Cosas así de bonitas te dice la gente que te dan ganas de contestarle: “Señora, no creo que el dinero que necesito para darles de comer salga de su bolsillo, así que no se angustie por si quiero tener más hijos o no.” Hay algunos más amables y discretos que te sonríen y te dicen: ¡qué bonitos! Y siguen su camino…

Llama la atención el pesimismo y el miedo de la gente a tener más de un hijo. Incluso gente mayor, que ya tiene a sus cuatro o cinco hijos criados, te da consejos (que no pides) sobre la vida y lo difícil que es criar un hijo hoy día.

Y es que yo, que tengo cuatro hermanos, siempre he querido tener una familia grande. Es la mayor alegría que puedes tener en la vida. Dan mucho trabajo, claro que sí, pero también muchísima alegría.

Es verdad que la situación económica del país y la de muchas familias no está para tirar cohetes pero de ahí a pensar que tener varios hijos es una desgracia y una carga… Esperemos que cambie un poco el ánimo de la gente o al menos que deje de meterse tanto en la vida de los demás y que sea más discreta. ¿Es mucho pedir?

La vie est belle

_MG_9683

Sí, la vida es bella. Con sus momentos de felicidad y sus momentos difíciles. Qué os voy a contar, papás y futuros papás, sobre la inmensa felicidad que sientes al acercarte de puntillas para ver a tus pequeños y compruebas que duermen tranquilamente, sanos y felices. Esos momentos valen la pena todas las noches que pasas en vela. Vale la pena sacrificar tu carrera profesional (a veces no queda más remedio aunque sea solo por un tiempo). La vida que llevabas antes y los objetivos que tenías pasan a un segundo plano. Lo importante son ellos, su salud, su bienestar.

A veces pasa el día sin darte cuenta y solo te enteras de que son las siete de la tarde porque les toca tomar el hierro (los que tenéis bebés sabéis a qué me refiero y los que no ya os enteraréis:)).

Escribo esta entrada mientras me preparo para la siguiente toma de los peques. Me gustaría poder atenderlos sin despertar a mi marido que intenta dormir un rato después de haberme dejado a mí dormir un par de horas. Hacemos turnos y solo estamos los dos despiertos a la hora de darles de comer. Intentamos aprovechar para dormir cuando duermen ellos pero es un poco difícil con tres nenes que se despiertan cada dos-tres horas para comer. Cuando hayas acabado de dar de comer al tercero, el primero ya te reclama. Tenemos ganas de que pasen los meses y se duerman más horas aunque también nos gustaría parar el tiempo y poder disfrutar más tiempo de ellos como bebés.  El tiempo vuela, ya están empezando a gorgojear y son muy graciosos.

Se nos ilumina la cara al verles sonreír y se nos olvida completamente la mala noche que pasamos dándoles masajes para que se le pasen los cólicos. ¡Qué responsabilidad tan grande, la de sacar adelante tres vidas, hacerte cargo de tres pequeños que dependen completamente de ti! Te surjen mil dudas y sobre todo el miedo de no hacer algo bien…

Nuestros pequeños hacen 10-12 tomas diarias así que imaginaros que aparte de darles de comer, cambiar pañales, bañarles y vestirles hay que dedicarles tiempo para estimularles y jugar con ellos. El tiempo que te queda para ti mismo es nulo. Y eso que contamos con la ayuda de los abuelos. Es impresionante ver como, a pesar de que cuando nos criaron a nosotros no había tantas ayudas (me refiero a lo básico: pañales, lavadora, más ropa de cambio) las abuelas aprenden enseguida cómo poner un pañal, la medida de leche en polvo que hay que echar para preparar el bibe, cuánto toma cada bebé…

Las abuelas… ¿Qué haríamos sin ellas? Debo reconocer que no imaginaba cuánto las íbamos a necesitar hasta este mismo momento. Recuerdo con mucho cariño a mi abuela y todo lo que me ha enseñado. Necesitamos el cariño de los abuelos, su sabiduría, su paciencia. Y aunque quieres estar con tus hijos en todo momento para no perderte ninguna sonrisa, ningún gesto nuevo que aprenden, también necesitas descansar.

Tener un niño te cambia la vida. Pero tener tres… Tienes que adaptarte en todos los aspectos a la nueva vida, todo cambia: el espacio en casa, el coche, la vida profesional, tu propio bienestar… Todo… Pero como os digo: vale la pena.

Damos las gracias a Dios por habernos regalado estas tres preciosidades. Le pedimos fuerza, mucha fuerza para poder criarlos. Y sabiduría para educarlos bien hasta que llegue el momento en el que ellos mismos podrán tomar sus propias decisiones. Con sus aciertos y errores… Como lo han hecho nuestros padres con nosotros.

La vida es bella…

Dejamos aquí algunas fotos de nuestros peques. Jotxo y Ana han vuelto a demostrar su gran profesionalidad y paciencia y nos han regalado unos recuerdos preciosos de nuestro tesoros. Os dejo aquí su contacto: ana@funphot.com; info@funphot.com


_MG_9252 _MG_9816 _MG_9475_MG_9181

 

Una cierta tranquilidad antes de la tormenta

562657355659

El mes de enero ha sido un mes de preparativos, listas para cumplir y nervios. Todo muy emocionante. Y como sabemos que luego vendrán las preocupaciones por que nuestros bebés se desarrollen correctamente, no queremos olvidar estos momentos de espera. Nos organizamos para una sesión de fotos en un estudio, queríamos tener unos recuerdos bonitos para compartir con familiares y amigos. Recordar yo misma la barriga tan grande que tuve con apenas siete meses de embarazo, porque todos me decían que era de mentira al verla en las fotos. Y por qué  no reconocerlo, yo tampoco me lo podía creer.

Busqué en internet varios estudios cercanos donde acudir y empecé a analizar precios y trabajos que realizaron. Me lo tomé tan en serio como cualquier proyecto que realizo (mejor dicho realizaba hasta hace poco) en la empresa. Tengo que reconocer que soy bastante quisquillosa con todos los detalles y, aunque el precio es muy importante, también busco la mejor calidad y los mejores profesionales. Esto nos ayudó a encontrar una maravillosa pareja dedicada en cuerpo y alma a su trabajo por el que se nota que tienen una gran pasión.

Estuvimos casi tres horas y nos lo pasamos muy bien. No conocíamos antes a Jotxo y a Ana pero nos hicieron sentir como entre amigos. Aportaron un montón de ideas creativas. Resumiendo, que nos sentimos como modelos de pasarela. Tanto el padre como yo misma. Estamos deseando volver con nuestros pequeños para la segunda sesión de fotos, la más emocionante de todas. Y ya nos han adelantado algunas ideas así que intentaremos compartirlas con vosotros aquí. Os recomendamos con mucho cariño que acudáis a ellos si os interesa hacer algo original para tenerlo como recuerdo de vuestros tesoros. Seguro que quedaréis encantados.

Aquí os dejo su contacto: ana@funphot.com; info@jotxo.com

6083

Preparando el nido…

El tercer trimestre… los nervios por prepararlo todo antes de la llegada de los bebés… Seguro que os suena. La primera compra y la más importante fue un carrito para tres. Decidimos hacer primero un estudio de mercado para ver modelos existentes y precios. Y nos dimos cuenta de que no solo había pocos modelos sino que todos los carritos tenían unas medidas que hacían imposible su uso para los que vivimos en un piso. No hay manera de que entren en el ascensor ni salgan por la puerta de tu casa, bien porque son demasiado anchos o demasiado largos.

Estuve mirando en un foro femenino durante días para ver qué opción habían elegido otras mamás de trillizos. La mayoría habían optado por dos carritos, uno doble y otro individual que se pueden acoplar. Es una solución, aunque para eso dependes siempre de una persona cada vez que quieras salir de casa y aunque sé que tendré mucha ayuda siempre me ha gustado ser independiente. Poder hacer las cosas yo misma, o al menos contar con esa opción. Así que seguí buscando y vi una recomendación de una mamá que había encontrado un carrito de trillizos en una web de Alemania: www.christianewegner.de.

Os dejo aquí la foto del carrito:

carrito bebes

La única pega es que la web está escrita en alemán y la empresa que fabrica el carrito es bastante pequeña (o al menos da esa impresión) por lo que necesitaréis a alguien que os eche una mano con la traducción de las características y el contacto con el vendedor. La calidad es muy buena y el carrito es bastante fácil de manejar. Los asientos se pueden poner en varias posiciones y se pueden quitar fácilmente para transformarlo en un carrito doble o individual si se desea.

El precio nos pareció bastante aceptable (aprox. 1500 euros) así que les escribimos para comprarlo pero parece ser que no lo vuelven a fabricar hasta finales de marzo de 2014. Nos decidimos por comprar uno de segunda mano, con la ayuda de nuestra amiga quien habló con la familia que vendía el carrito y se encargó de todos los trámites y el transporte. ¡Y tuvimos suerte porque el carrito nos llegó casi nuevo y limpísimo! Como siempre, la familia y los amigos se han implicado al máximo y entre todos conseguimos tenerlo todo organizado.

Espero poder hablaros en el próximo post sobre la decoración de la habitación que estamos preparando para nuestros peques. ¡Qué ganas de verla pintada y con todos los muebles en su sitio! Ya queda menos.

¿Qué experiencia habéis tenido vosotras?

El gran cambio: de pareja a familia numerosa de golpe

¿Qué hacer después de asumir la feliz y asombrosa noticia? Nosotros nos pusimos a buscar como locos en Internet cualquier información que pudiera servirnos para despejar algunas de las múltiples dudas que nos asaltaban.

Miles de comentarios en foros femeninos (las madres estamos más dispuestas a compartir nuestros miedos y sentimientos), artículos con información médica, webs, blogs dirigidos a futuros padres, etc. Y luego intentas asimilarlo todo y ponerlo en orden. Además de toda la información encontrada, mis amigas me prestaron varios libros que leyeron durante su embarazo, por lo que decidimos ir poco a poco. Leer sobre el desarrollo de los bebés mes a mes, siguiendo el tiempo que llevaba de embarazo.

Un libro que me gustó especialmente: ¿Qué se puede esperar cuando se está esperando? escrito por la autora Heidi Murkoff. Tiene un estilo ameno y, además de describir con detalle el desarrollo del bebé organizado por semanas y meses, aporta información útil sobre posibles molestias que puede tener la futura mamá durante y después del embarazo, consejos sobre cómo afrontar los cambios de humor y la relación con la pareja. Aunque no contenga demasiada información sobre embarazos múltiples, al fin y al cabo una siempre puede aplicar todo lo relacionado con un embarazo normal pero multiplicado por dos o tres.  Un libro recomendable, sin duda.

portada libro