Archivo de la etiqueta: clases de preparación para el parto

¿Por qué nos benefician las clases de preparación para el parto?

Cuando la matrona me preguntó si iba a ir a las clases de preparación le dije que sí pensando en que no asistiría a más de una. Sabía que tendría un parto por cesárea y no me parecía que me iban a aportar más información de la que ya había leído. Sobre todo porque mi caso era “un poco” especial al esperar tres bebés. De hecho, ha coincidido que ninguna mamá de mi clase espera a más de un bebé y, aunque la mayoría tienen un embarazo más avanzado que el mío, miran siempre el tamaño de mi barriga con asombro y miedo.

He descubierto sin embargo que, si vences la pereza de acudir para escuchar una charla de hora y media, siempre habrá información que pueda interesarte, que aclare tus dudas o que te confirmen lo que ya has leído. Por suerte, la matrona que nos tocó y quien imparte las clases es muy simpática y nos mantiene despiertos durante la charla con consejos y anécdotas que me han resultado muy útiles.

Hasta ahora he asistido a tres clases: anatomía, ejercicios que puedes hacer durante el embarazo y el parto y signos de alarma (a esta última clase he ido acompañada de mi marido). Nos vino muy bien porque justo la noche anterior habían empezado las contracciones y estábamos preocupados los dos. No habíamos acudido a Urgencias ya que  nos parecía que era un poco pronto y porque quería que me tranquilizara primero. Finalmente las contracciones cedieron con el reposo.

La clase nos sirvió para hablar con la matrona quien nos tranquilizó y nos enseñó cómo diferenciar las contracciones de preparación para el parto (o las contracciones de Braxton Hicks, hablaremos de ellas en el próximo post) de las contracciones de verdad.

Hay más beneficios que  he encontrado en las clases de preparación para el parto:

  1. Implicas a tu pareja en el embarazo (aunque las protagonistas seamos nosotras ellos también necesitan y quieren implicarse. Además, una vez nazcan los pequeños necesitarán muchísima atención y cuidado por lo que cuanto más cosas sepan los futuros papás mucho mejor).
  2. Puedes plantear las dudas que tengas (sin necesidad de esperar hasta la siguiente visita al tocólogo)
  3. Contactas con otras mamás y papás que están en la misma situación que tú y hasta puedes hacer nuevos amigos. 

¿Qué opináis vosotras? ¿Os han servido las clases?