Archivo de la etiqueta: beneficios para la salud del bebé

La diabetes gestacional (DG)

Dicen que es bastante común en un embarazo pero la verdad, yo sabía muy poco sobre esta enfermedad. Imagino que cualquier mamá primeriza a la que se le diagnostica DG se encuentra con poca información y tiene que empezar a buscar por su cuenta.

¿Cómo lo sé? Porque me ha tocado y lo he podido comprobar yo misma.

Tuve que hacer la curva corta de glucosa (se suele hacer entre las semanas 25-28 de embarazo). Para hacerse esta prueba hay que acudir en ayunas a primera hora al centro de salud. Primero te pinchan para tener una muestra de sangre sin alterar y en los 5 minutos siguientes tienes que tomar un liquido muy dulce que lleva 50 g de glucosa. Para las golosas como yo esto no supone un gran esfuerzo, pero ese líquido os dará nauseas a muchas, por lo que sería aconsejable llevarse unas rodajas de limón natural para rebajar un poco el sabor que deja. Tienes que esperar una hora sentada para no alterar el resultado y luego la enfermera te tomará otra muestra de sangre para analizarla. Si el nivel de azúcar está por debajo de 140 mg/dl no es necesaria la curva larga de glucosa.

Yo no tuve tanta suerte y me tocó hacerme la curva larga de la glucosa. Y sí que es larga, ya lo creo. Esta vez hay que tomar un líquido con el doble de glucosa que antes, es decir, de 100 g. Antes de tomar el líquido te harán una extracción de sangre sin alterar y después de tomarlo otras tres extracciones a una, dos y tres horas. Por eso, la prueba durará unas 3 horas y media – 4 horas, así que es bueno llevarse algo para leer o que te acompañe una amiga. Con esta prueba sí que tuve que comer una rodaja de limón porque tanto dulce da nauseas. Hay que llevarse también un sandwich de pan integral con jamón york porque al finalizar las pruebas entre tantos pinchazos y horas de espera tendrás mucha hambre.

Luego toca esperar los resultados, suelen tardar un día pero no lo sabrás hasta la visita con el tocólogo. A mí no me dieron mucha información pero he investigado por mi cuenta. Después de cada extracción de sangre tienes un resultado, 4 en total al finalizar la prueba. Si uno de esos valores supera el límite admitido tienes que repetir la curva larga de glucosa. Si se salen de los límites dos o más resultados te diagnosticarán diabetes gestacional (que fue mi caso) y te pondrán una dieta muy estricta, con zero azucares y muy pocos hidratos de carbono y grasas. A mí me dieron la dieta de las 2000 calorías pero eso depende de cada caso y será el especialista el que lo decida.

Estos son los valores límites en una curva larga de glucosa:

Tiempo

Límite (valor)

En ayunas

95 mg/dl

Después de una hora

180 mg/dl

Después de dos horas

155 mg/dl

Después de tres horas

140 mg/dl

Aparte de la dieta, si te diagnostican la diabetes gestacional hay que hacer un seguimiento muy estricto de la glucosa. Tu médico de cabecera te dará un aparatito para medir y otro para pinchar, agujas y tiritas, similares a los que usaron cuando te hicieron la curva de la glucosa. Y tendrás que pincharte en la parte lateral de la yema de los dedos antes del desayuno, comida y cena y dos horas después de cada una de las comidas. Hay que apuntar todos los valores en una tabla que te dará el especialista y el siguiente paso es que te vea un endocrino para que te haga el seguimiento. Dicen que tardan unos pocos días en darte cita con el endocrino pero a mí me dieron cita para dentro de tres semanas. Algo tiene que ver con las fechas en las que estamos pero aún así, los “pocos” días que me dijeron se convirtieron en 21!! Por ahora los valores están dentro de los límites, incluso algunos son muy bajos (antes de comer 53). Así que, hablando con mi médico de cabecera, me dijo que podría añadir una pieza más de fruta o un yogur desnatado pero que siguiera pesando todo y no añadiera más hidratos de carbono de lo que ponía en la dieta.

Aunque la dieta sea muy estricta y pases un poco de hambre hay que seguirla al pie de la letra para evitar que te pongan insulina. Solo lo hacen si, incluso con la dieta, los valores superan los límites (95 antes de comer y 120 después) así que es importante que junto con el endocrino podáis establecer una dieta adecuada y seguirla.

Para poner a prueba mi fuerza de voluntad esta dieta ha llegado justo dos días antes de las Navidades. Así que en Noche Buena estuve cenando verduritas cocidas y 100 g de ternera en vez de atiborrarme de todas las cosas ricas que solemos preparar en estas fiestas. Y lo más importante: el turrón, los bombones de chocolate y el roscón de Reyes… Pero nuestros bebés se merecen cualquier sacrificio. Es fundamental poder controlar la diabetes gestacional para evitar complicaciones en el parto, en el desarrollo de los bebés y una posible diabetes de tipo 2 en el futuro. ¿Cuál ha sido vuestra experiencia? Me encantaría escuchar más opiniones…

La lactancia materna y sus beneficios (para bebés y mamás)

He decidido dar el pecho a mis tres bebés, o por lo menos voy a intentarlo. La mayoría de los que me preguntan se asustan ante esta idea (ya os comenté, la gente suele “animarte” haciendo comentarios cada cual más graciosos) pero he consultado mucha información y técnicas para dar el pecho a dos bebés a la vez y creo que podré hacerlo. Aunque me pase todo el día “enganchada” como dicen todos.

Y estas son las razones por las que creo que la lactancia materna solo aporta beneficios para los bebés y sus mamás.

  • La leche materna es fácil de digerir.
  • No produce alergias.
  • Regula las grasas: los bebés amamantados tienen menos tendencia a padecer sobrepeso.
  • Evita infecciones: los estudios demuestran que muchas enfermedades digestivas crónicas se producen en menor número de casos en los bebés que han sido amamantados. Eso es posible gracias en parte a la transferencia de factores inmunes a la leche materna y al calostro.
  • Las bocas de los bebés amamantados son más fuertes ya que la lactancia materna requiere un esfuerzo mayor que succionar de un biberón por lo que aumenta el desarrollo de las mandíbulas, los dientes y el paladar.
  • Comodidad y economía: dar el pecho no requiere tener que preparar el biberón con la leche a la temperatura adecuada; En el caso de salir tampoco será necesario llevar la leche en polvo, los biberones y sus accesorios (en mi caso por triplicado). Y una gran ventaja es que la leche materna es gratis y no necesita ningún sistema para administrarla. Es verdad que requiere mucho esfuerzo por parte de la mamá y muy buena organización para poder atender a todos los bebés pero todos los médicos lo recomiendan, si la madre está dispuesta.

Ahora vienen las ventajas para nosotras, las mamás:

  • Recuperación rápida: dar el pecho a los bebés ayuda a que se libere una hormona (la oxitocina) que permite que el útero recupere su tamaño y que haya una menor pérdida de sangre. Eso implica una reducción del riesgo de sufrir anemia.
  • Recuperación más rápida de nuestra línea.
  • Retraso de la regla en varios meses (aunque no es un método fiable para el control del embarazo. Por lo tanto si no queréis encontraros con una sorpresa es mejor utilizar cualquiera de los métodos anticonceptivos reconocidos).
  • Otros beneficios importantes para la salud: las mamás que dan el pecho a sus hijos tienen un riesgo menor de desarrollar cáncer de mama u ovarios. También se reduce el riesgo de padecer enfermedades como la diabetes de tipo 2 o la fractura de cadera después de la menopausia (siempre que tomemos la cantidad suficiente de calcio para nuestros bebés y para nosotras mismas).
  • Pero la ventaja más importante de todas es que la lactancia materna fortalece el vínculo entre madre e hijo y mejora el desarrollo cerebral del bebé.

Por supuesto, en el caso de la lactancia artificial hay una serie de ventajas importantes para muchas mamás: pueden compartir con el padre la responsabilidad de alimentar al bebé, le da más libertad a la madre para trabajar fuera de casa mientras otra persona puede hacerse cargo del bebé; no hay restricciones en la dieta de la madre, no tiene que preocuparse por lo que puede comer y qué no y puede tomar una copa de vino sin el problema de que el alcohol pueda pasar a la leche.

Es cuestión de las prioridades que tenga cada una y lo que decida que es mejor. En mi caso, si puedo, prefiero intentar con la lactancia materna antes de pasar al biberón. Ya habrá tiempo para eso. ¿Qué opináis vosotras?