Archivo de la etiqueta: bebés prematuros

La postura del bebé mientras duerme

¿Es importante cambiar la cabecita del bebé de lado cuando duerme? ¿Le afecta si duerme más de un lado que de otro?

Por mucho que te lo digan los pediatras no te das cuenta de su importancia hasta que no ves que poco a poco, la cabecita de tu bebé, muy moldeable al comienzo de su vida, se va deformando en un lado más que en otro. Se llama plagiocefalia y puede ser en el lado derecho o izquierdo.

Claro que te cuesta darte cuenta porque estando todos los días con el bebé es más difícil reparar en ese detalle. Y si estás muerto de cansancio, menos todavía. Cuando el bebé ya ha cogido esa tendencia de dormir acostado más de un lado que de otro necesitas la ayuda de los especialistas para corregirla y evitar que lleve casco para moldear de nuevo su cabeza.

¿Dónde puedes acudir en ese caso? ¿Es importante el centro de atención temprana para un bebé prematuro?

Nos hemos hecho esta pregunta  hace meses porque nuestra pediatra nos habló de la existencia de este tipo de centros aunque quitándole importancia ya que nuestros bebés habían nacido muy sanos y en su opinión no necesitaban estimulación ni ayuda en un centro especializado. Tenían entonces tres meses y la única recomendación era que los pusiéramos boca abajo todo el tiempo que pudiéramos porque les ayudaba a fortalecer la espalda. Claro que lo haces, pero cuando ves que tu niño está sufriendo (al principio no les gusta estar boca abajo) le das la vuelta enseguida y ya no lo intentas en un buen rato. Por lo menos fue eso lo que nos pasó a nosotros. Tengo que reconocer que soy una madre sobre protectora y no me gusta ver sufrir a mis pequeños.

Así llegamos a los cuatro meses de edad con ellos y todavía no levantaban la cabecita estando boca abajo. Además una de nuestras niñas tenía plagiocefalia derecha y tortícolis aunque eso fue porque la niña solo quería dormir de un lado y por mucho que le pusiéramos un tope para que no girase la cabecita conseguía volver siempre al lado que le gustaba. Y como dormía tan mal, cuando veíamos que ya se había dormido la dejábamos tranquila para que descansara. Ella y nosotros…

El caso es que en la siguiente visita a la pediatra (la del hospital porque el pediatra que nos tocó en el centro de salud era un pasota que ni miró a la niña) nos dijo que sería necesario acudir a un centro de atención temprana para que le corrijan a la niña el comienzo de plagiocefalia que tenía. De tortícolis no nos dijo nada. Después de varias llamadas para saber a qué centro íbamos nos dieron cita y fuimos con los tres, el megacarrito que tenemos, los abuelos… En fin, todo un despliegue de recursos.

Recuerdo perfectamente la frase que nos dijo Isabel, la coordinadora del centro: “Tenéis que haceros a la idea que aquí no venís para un mes, esto es un programa que comienza ahora y finaliza cuando los niños desarrollen todas la habilidades que se supone que tiene que tener cualquier niño a su edad.” En aquel momento pensé: bueno, serán tres o seis meses como mucho. Porque desplazarse todas las semanas con el carrito hasta el centro (tardamos más de media hora andando) me parecía muchísimo esfuerzo y tampoco veía la necesidad de ir más tiempo. Quiero deciros que ahora estamos encantados con los avances de nuestros pequeños y estamos deseando que llegue el día de ir al centro. Los niños se lo pasan muy bien con Elltarys, la especialista de estimulación y nosotros podemos ver sus avances, además de recibir indicaciones sobre cómo vigilar y corregir las posturas que adoptan mientras gatean o andan. Cristina y Raquel, las fisioterapeutas del centro, han conseguido corregir la plagiocefalia y tortícolis de nuestra peque, tan bien que ya no se le nota nada. Y los tres han conseguido gatear y desarrollar todas las habilidades que tiene que tener un bebé a su edad pero habiendo nacido a término. Gracias a este gran equipo de profesionales que consigue no solo que los bebés prematuros se desarrollen adecuadamente sino también ayuda a otros bebés con problemas más graves a avanzar y recuperarse. Menos mal que todavía existe este tipo de centros que son una gran ayuda para los padres.