Archivo de la categoría: Consejos de salud

La varicela y sus complicaciones en bebés

14000126866929VaricelaComo os comenté en un post anterior, mis trillizos han cogido la varicela. Con 19 meses. Les contagié yo sin saberlo. Cuando me dijo mi doctora que tenía la varicela casi me da algo. No la había pasado de pequeña por lo visto, y tampoco me vacunaron. Cosas de la vida… Cuando me di cuenta que la tenía ya era tarde para la carantina.

Además me dijeron que los niños la pasan mucho mejor que los adultos y que no me preocupara. Que me cuidara yo porque lo iba a pasar muy mal. Y lo pasé. Es la enfermedad más asquerosa que me tocó pasar. Con mucha fiebre, dolor de oídos y malestar, además de unos picores insoportables que no podía calmar con ninguna crema.

19 días después de que empezara yo con la varicela se contagió una de las niñas.  Estábamos de vacaciones y los pasamos muy mal porque la pobre tenía muchísimos picores y el pediatra que nos tocó ahí no nos dio ningún antihistamínico. Solo nos recomendó que usáramos talquistina y que le diéramos paracetamol para la fiebre. Hasta que la llevamos al hospital después de pasar dos noches muy malas y al final le dieron Atarax. A partir de ahí todo fue mucho mejor. La niña empezó a dormir por las noches y comía mejor, ya no era tan irritable porque descansaba mejor y no tenia tantos picores. El caso es que los otros dos hermanitos aguantaron muy bien y pensamos: a lo mejor ellos no se contagian.

Como os podéis imaginar es imposible separarlos porque van todo el día juntos y todavía usan chupete así que más de una vez se los habían intercambiado por mucho que nos esforzamos para que no lo hicieran. Cuando a la nena se le empezaron a secar las lesiones, notamos que los dos hermanitos estaban ya contagiados. Les llevamos al pediatra y la cosa fue bastante controlada, al principio. A partir del 5º día el niño empezó con fiebre muy alta (casi 40º) que no bajaba apenas con antitérmicos y decidimos llevarle a urgencias. De ahí nos derivaron al hospital, le hicieron la analítica y le dieron antibiótico.

Tuvimos una muy mala experiencia con la varicela. Y eso que dicen que es una enfermedad benigna. Ya me gustaría tener delante a los responsables de quitarlas del calendario de vacunas para contarles mi opinión en unas pocas palabras. Ahora han decidido volver a incluir la vacuna, seguramente por los muchos casos de contagio que han habido en todo el país. Pero a nosotros ya no nos vale, los niños lo han pasado muy mal y uno de ellos con complicaciones. Los recortes deberían ir a otros campos y no a los más importantes como son la salud y la educación. Es lo que diferencia a los países pobres de los punteros. Y pensar que hasta no hace mucho España presumía de tener un sistema de salud envidiable…

Anuncios

La postura del bebé mientras duerme

¿Es importante cambiar la cabecita del bebé de lado cuando duerme? ¿Le afecta si duerme más de un lado que de otro?

Por mucho que te lo digan los pediatras no te das cuenta de su importancia hasta que no ves que poco a poco, la cabecita de tu bebé, muy moldeable al comienzo de su vida, se va deformando en un lado más que en otro. Se llama plagiocefalia y puede ser en el lado derecho o izquierdo.

Claro que te cuesta darte cuenta porque estando todos los días con el bebé es más difícil reparar en ese detalle. Y si estás muerto de cansancio, menos todavía. Cuando el bebé ya ha cogido esa tendencia de dormir acostado más de un lado que de otro necesitas la ayuda de los especialistas para corregirla y evitar que lleve casco para moldear de nuevo su cabeza.

¿Dónde puedes acudir en ese caso? ¿Es importante el centro de atención temprana para un bebé prematuro?

Nos hemos hecho esta pregunta  hace meses porque nuestra pediatra nos habló de la existencia de este tipo de centros aunque quitándole importancia ya que nuestros bebés habían nacido muy sanos y en su opinión no necesitaban estimulación ni ayuda en un centro especializado. Tenían entonces tres meses y la única recomendación era que los pusiéramos boca abajo todo el tiempo que pudiéramos porque les ayudaba a fortalecer la espalda. Claro que lo haces, pero cuando ves que tu niño está sufriendo (al principio no les gusta estar boca abajo) le das la vuelta enseguida y ya no lo intentas en un buen rato. Por lo menos fue eso lo que nos pasó a nosotros. Tengo que reconocer que soy una madre sobre protectora y no me gusta ver sufrir a mis pequeños.

Así llegamos a los cuatro meses de edad con ellos y todavía no levantaban la cabecita estando boca abajo. Además una de nuestras niñas tenía plagiocefalia derecha y tortícolis aunque eso fue porque la niña solo quería dormir de un lado y por mucho que le pusiéramos un tope para que no girase la cabecita conseguía volver siempre al lado que le gustaba. Y como dormía tan mal, cuando veíamos que ya se había dormido la dejábamos tranquila para que descansara. Ella y nosotros…

El caso es que en la siguiente visita a la pediatra (la del hospital porque el pediatra que nos tocó en el centro de salud era un pasota que ni miró a la niña) nos dijo que sería necesario acudir a un centro de atención temprana para que le corrijan a la niña el comienzo de plagiocefalia que tenía. De tortícolis no nos dijo nada. Después de varias llamadas para saber a qué centro íbamos nos dieron cita y fuimos con los tres, el megacarrito que tenemos, los abuelos… En fin, todo un despliegue de recursos.

Recuerdo perfectamente la frase que nos dijo Isabel, la coordinadora del centro: “Tenéis que haceros a la idea que aquí no venís para un mes, esto es un programa que comienza ahora y finaliza cuando los niños desarrollen todas la habilidades que se supone que tiene que tener cualquier niño a su edad.” En aquel momento pensé: bueno, serán tres o seis meses como mucho. Porque desplazarse todas las semanas con el carrito hasta el centro (tardamos más de media hora andando) me parecía muchísimo esfuerzo y tampoco veía la necesidad de ir más tiempo. Quiero deciros que ahora estamos encantados con los avances de nuestros pequeños y estamos deseando que llegue el día de ir al centro. Los niños se lo pasan muy bien con Elltarys, la especialista de estimulación y nosotros podemos ver sus avances, además de recibir indicaciones sobre cómo vigilar y corregir las posturas que adoptan mientras gatean o andan. Cristina y Raquel, las fisioterapeutas del centro, han conseguido corregir la plagiocefalia y tortícolis de nuestra peque, tan bien que ya no se le nota nada. Y los tres han conseguido gatear y desarrollar todas las habilidades que tiene que tener un bebé a su edad pero habiendo nacido a término. Gracias a este gran equipo de profesionales que consigue no solo que los bebés prematuros se desarrollen adecuadamente sino también ayuda a otros bebés con problemas más graves a avanzar y recuperarse. Menos mal que todavía existe este tipo de centros que son una gran ayuda para los padres.

¿Y si mi hijo tiene TDAH?

Quiero compartir con vosotros una gran idea que han desarrollado en Fundación Educación Activa. Se trata de la primera escuela online de TDAH en lengua española para padres, educadores y profesionales. A través de http://cursostdah.educacionactiva.com, se accede a cursos, vídeos y material descargable de casos prácticos para aprender más sobre este trastorno.  Además, los usuarios de estos cursos cuentan con un consultorio online, también gratuito, atendido por una psicóloga especializada en este trastorno que responde de forma personalizada a cualquier duda en materia de hiperactividad, problemas de aprendizaje y de conducta.

Explica de forma sencilla los riesgos sociales, educativos, de desarrollo y médicos asociados al TDAH no diagnosticado; el papel de la familia y del ambiente social como causantes del desarrollo del TDAH, entre otros temas.

Los profesionales (educadores, psicólogos, médicos)  podrán obtener el Título de Especialización en TDAH, concedido por FUNDACIÓN MAPFRE y Fundación Educación Activa y avalado por el Dr. Russell A. Barkley, superando un examen posterior a la formación.

“Aún existe mucho desconocimiento sobre el TDAH, tanto en las familias, como en la escuela y entre los profesionales sanitarios. Esta escuela online ayuda en el avance del tratamiento de esta patología en España y a mejorar los cuidados del niño con TDAH”, asegura la FUNDACIÓN MAPFRE, promotor de este proyecto.

Entre un 5 y un 7% de la población escolar padece TDAH. Los niños con este trastorno tienen un mayor riesgo de fracaso escolar, problemas de comportamiento y dificultades en las relaciones socio-familiares, como consecuencia de los síntomas propios del trastorno.

Para acceder a la escuela online: http://cursostdah.educacionactiva.com/

Verónica

La lactancia materna y sus beneficios (para bebés y mamás)

He decidido dar el pecho a mis tres bebés, o por lo menos voy a intentarlo. La mayoría de los que me preguntan se asustan ante esta idea (ya os comenté, la gente suele “animarte” haciendo comentarios cada cual más graciosos) pero he consultado mucha información y técnicas para dar el pecho a dos bebés a la vez y creo que podré hacerlo. Aunque me pase todo el día “enganchada” como dicen todos.

Y estas son las razones por las que creo que la lactancia materna solo aporta beneficios para los bebés y sus mamás.

  • La leche materna es fácil de digerir.
  • No produce alergias.
  • Regula las grasas: los bebés amamantados tienen menos tendencia a padecer sobrepeso.
  • Evita infecciones: los estudios demuestran que muchas enfermedades digestivas crónicas se producen en menor número de casos en los bebés que han sido amamantados. Eso es posible gracias en parte a la transferencia de factores inmunes a la leche materna y al calostro.
  • Las bocas de los bebés amamantados son más fuertes ya que la lactancia materna requiere un esfuerzo mayor que succionar de un biberón por lo que aumenta el desarrollo de las mandíbulas, los dientes y el paladar.
  • Comodidad y economía: dar el pecho no requiere tener que preparar el biberón con la leche a la temperatura adecuada; En el caso de salir tampoco será necesario llevar la leche en polvo, los biberones y sus accesorios (en mi caso por triplicado). Y una gran ventaja es que la leche materna es gratis y no necesita ningún sistema para administrarla. Es verdad que requiere mucho esfuerzo por parte de la mamá y muy buena organización para poder atender a todos los bebés pero todos los médicos lo recomiendan, si la madre está dispuesta.

Ahora vienen las ventajas para nosotras, las mamás:

  • Recuperación rápida: dar el pecho a los bebés ayuda a que se libere una hormona (la oxitocina) que permite que el útero recupere su tamaño y que haya una menor pérdida de sangre. Eso implica una reducción del riesgo de sufrir anemia.
  • Recuperación más rápida de nuestra línea.
  • Retraso de la regla en varios meses (aunque no es un método fiable para el control del embarazo. Por lo tanto si no queréis encontraros con una sorpresa es mejor utilizar cualquiera de los métodos anticonceptivos reconocidos).
  • Otros beneficios importantes para la salud: las mamás que dan el pecho a sus hijos tienen un riesgo menor de desarrollar cáncer de mama u ovarios. También se reduce el riesgo de padecer enfermedades como la diabetes de tipo 2 o la fractura de cadera después de la menopausia (siempre que tomemos la cantidad suficiente de calcio para nuestros bebés y para nosotras mismas).
  • Pero la ventaja más importante de todas es que la lactancia materna fortalece el vínculo entre madre e hijo y mejora el desarrollo cerebral del bebé.

Por supuesto, en el caso de la lactancia artificial hay una serie de ventajas importantes para muchas mamás: pueden compartir con el padre la responsabilidad de alimentar al bebé, le da más libertad a la madre para trabajar fuera de casa mientras otra persona puede hacerse cargo del bebé; no hay restricciones en la dieta de la madre, no tiene que preocuparse por lo que puede comer y qué no y puede tomar una copa de vino sin el problema de que el alcohol pueda pasar a la leche.

Es cuestión de las prioridades que tenga cada una y lo que decida que es mejor. En mi caso, si puedo, prefiero intentar con la lactancia materna antes de pasar al biberón. Ya habrá tiempo para eso. ¿Qué opináis vosotras?