Archivo de la categoría: Alimentación durante el embarazo

Unas cuantas recetas fáciles para alimentarse correctamente durante el embarazo (2)

Ahí va otro plato fácil de preparar y que aporta una buena cantidad de proteínas y de hidratos de carbono necesarios.

Dorada al horno con almejas y patatas chips
Necesitamos:

  • una dorada2013-12-10 13.50.11
  • una patata mediana
  • unas pocas almejas
  • un chorrito de aceite, limón y sal

Se corta la patata en rodajas finas, se añade un poco de aceite y sal y se dejan unos 10 minutos en el horno precalentado a 150º. Se añaden después el pescado, las almejas y el limón y se dejan 15 minutos más. Un truco: para que las patatas os queden crujientes y doradas hay que secar las rodajas una por una con papel de cocina.

Una receta rápida para los que tienen poco tiempo para cocinar pero quieren comer sano. Espero que os animéis a prepararla y me contéis si os ha gustado.

Anuncios

Unas cuantas recetas fáciles para alimentarse correctamente durante el embarazo (1)

Le he dado mucha importancia a este aspecto desde que me confirmaron que estaba embarazada. Si antes comía bastante sano empecé a pensar en la responsabilidad que supone alimentarse bien para un correcto desarrollo de los bebés a lo largo de los 8-9 meses de embarazo.

Así que, después de consultar un par de libros y varias webs especializadas para saber qué tipo de alimentos aportan los nutrientes necesarios, me he dado cuenta que no es nada difícil preparar un plato rico en vitaminas y sabor. Y si estamos dispuestas a preparar la comida “especial” que requiere una dieta para adelgazar, ¿cómo no lo vamos a hacer por el bien de nuestros hijos?

Os dejo aquí unas cuantas recetas fáciles de preparar, acompañadas de una foto (casera, sin Photoshop ni florecitas).

Solomillos de merluza y salmón, con berberechos y setas baby al horno

  • solomillo de merluza y salmon1-2 filetes de merluza
  • 1 solomillo de salmón
  • unos cuantos berberechos
  • 100 g de setas baby
  • sal, limón, media pastilla de caldo de pescado, un chorrito de aceite de oliva

Se echan en una bandeja el pescado, los berberechos y las setas; Se les añade la sal, el limón, y la pastilla de caldo. Se hornea todo a unos 150-170 grados durante 15 minutos. Se sirve caliente.

Este sencillo plato aporta muchas proteínas, calcio, ácidos grasos omega 3 (tan importantes para el desarrollo cerebral de nuestros bebés), fibra y vitaminas. Y todo, con un mínimo esfuerzo. Vale la pena, ¿no os parece?

Alimentarse bien durante y después del embarazo

2013-05-04 14.47.37

Como habíamos comentado en un post anterior, alimentarse de forma correcta reduce considerablemente la aparición de múltiples complicaciones como la diabetes gestacional, la anemia, o la preeclampsia. Además asegura un estado emocional equilibrado (una buena nutrición puede ayudar a moderar los cambios de humor), un parto a su debido tiempo y una recuperación post-parto más rápida.

Y las mamás que llevamos a más de un bebé no podemos permitirnos aumentar demasiado de peso pero tampoco seguir una dieta estricta, que no permita el desarrollo correcto de nuestros hijos.

Nos toca informarnos de qué podemos comer y qué no, cuál de los alimentos aportan vitaminas, proteínas, etc., ya que los médicos en general suelen facilitar poca o ninguna información sobre este aspecto tan importante. Me entregaron una hoja informativa donde se indicaba que no podía comer embutidos ni productos crudos (nada de jamón, sushi, mayonesa) y que la verdura y la fruta habría que lavarla muy bien y desinfectarla con una gota de lejía. Y han mantenido las mismas indicaciones para el resto de mi embarazo ya que dí negativo en la prueba de toxoplasmosis. Esta ha sido toda la información recibida sobre la alimentación. En principio podría comer de todo.

He comenzado el embarazo con un peso normal y hasta ahora no me he preocupado demasiado por llevar una dieta baja en calorías. Pero sí por comer sano. Por ejemplo: suelo preparar la carne casi siempre a la plancha, nada de sofritos, rebozados o estofados en salsa. Y procuro que sea carne magra. También he intentado evitar las patatas fritas, por mucho que me gusten. Las patadas asadas saben muy bien si les añades un poco de margarina y son un complemento perfecto para la carne.

No hay que olvidarse que aparte de proteínas (que podemos encontrar en la carne, los huevos, legumbres y productos lácteos) nuestro cuerpo y los bebés necesitan carbohidratos, mucho calcio, vitaminas y minerales. Los cereales integrales son una fuente importante de hidratos de carbono y además son ricos en hierro y minerales, tan importantes para nuestros embarazo. Además ayudan a prevenir el estreñimiento (el kiwi es otro gran aliado).

El desayuno perfecto: dos tostadas con margarina y mermelada para las más golosas o con jamón york y queso para las mamás que prefieren algo salado y un buen vaso de leche. Si se puede complementar con un vaso de zumo de naranja tendremos asegurada una buena cantidad de calcio y vitaminas para afrontar el nuevo día.

He leído mucho sobre la importancia de las seis comidas diarias y por mucho que he intentado seguir este consejo no lo he conseguido. Tendría que pasar todo el día pensando en el horario de comidas y si hay algo que no me gusta es tener que estar pendiente de la cantidad de comida y las calorías ingeridas. En cambio intento desayunar bien para no llegar con mucha hambre a la hora de comer y si me apetece picar algo antes elijo unas lonchas de queso, frutos secos, galletas integrales o fruta.

Para no caer en la tentación no suelo comprar patatas fritas ni bollería ya que solo aportan calorías. Para hacer la compra siempre llevo una lista con lo que necesito y evito los pasillos tan tentadores repletos de chocolates, chucherías y bollos. Nuestros invitados tendrán que probar las aceitunas verdes y los frutos secos como aperitivo, en vez de las clásicas patatas fritas o las bolitas de queso y otras cosas por el estilo.

Tengo que reconocer que no me resulta fácil pero me veo recompensada cada vez que compruebo mi peso. En casi seis meses de embarazo he visto aumentado mi peso en 16 kilos. La buena noticia es que parece que todo el peso se atribuye por ahora a los tres peques que llevo dentro ya que llevo la misma talla en ropa que al principio de mi embarazo.  Eso sí, con una enorme tripa. ¡Y lo que me queda!

Sinceramente, vale la pena el esfuerzo. ¿No os parece? Me encantaría conocer vuestras opiniones.